domingo, 17 de mayo de 2009

En un café - Mario Benedetti

Morira su cuerpo,pero su alma permanecerá viva en sus versos y letras,
descanse en paz maestro.
-Rishigo-

A veces me metía en un café
acompañado de mi soledad
y quería pensar y no pensaba
porque en la esquina del tumulto ajeno
me convocaba algún silencio simple
uno es tan único que no consigue
ser como otros y menos no sernos
levantamos y desmoronamos
con los recuerdos o con los despistes
mirarse adentro puede tener gracia
y también puede convertirse en duelo
nos conocemos tan precariamente
que respiramos y eso nos asombra
el corazón aporta sus latidos
y los sentimos con un ritmo ajeno
es cierto / me metía en un café
y los otros pasaban y pasaban
pero no me dejaban ni un vistazo
para que lo escondiera en mi guarida.
-----------
Mario Benedetti, de su reciente libro "Testigo de uno mismo"